Uso de cookies

Esta página web utiliza cookies. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aquí puede encontrar más detalles.

_DSC5988.tif

Julia Hoppe y Marika Stammler

«¡En MEWA tenemos todas las puertas abiertas!»

Entrevista a Julia Hoppe y Marika Stammler

  • Confianza de muchos años

    MEWA fomenta una relación de confianza, tanto con los clientes como con los empleados.

  • Ambiente familiar

    Aquí todo gira en torno a las personas: las personas hacen MEWA.

  • Incentivar la pasión por el trabajo

    MEWA ofrece la posibilidad de marcarse objetivos y seguirlos con entusiasmo.

 «¡Donde hay mucha suciedad, nuestro paño de limpieza viene bien!», comenta entre risas Marika Stammler, última jefa de ventas de grandes cuentas de zona en MEWA. Trabaja en ventas desde hace más de treinta años, aunque no se había formado para ello. «Empecé como vendedora de zapatos», cuenta. Fue con 28 años cuando se cambió a la sección de ventas de MEWA. «Aquello sí que fue un reto», recuerda. ¿Qué la ayudó? «El gran apoyo: MEWA es una empresa familiar. Lo hacemos todo juntos, nos mantenemos unidos en el equipo. Podemos hablar con cualquier persona por la mañana, al mediodía o incluso por la tarde. Esto hace fuerte a MEWA y a mí, también».

«A mí me ayudaron desde el principio»

Julia Hoppe también empezó con buen pie en la empresa: «A mí me ayudaron desde el principio: con formación, documentos de ventas, en todos los aspectos», relata la jefa de zona, que lleva desde 2015 en ventas. «Además, tuve un mentor que estaba a mi disposición». Nunca se sintió sola. Ahora mira al futuro con curiosidad: «En MEWA tengo todas las puertas abiertas», dice. «Ya en la entrevista de trabajo me percaté: aquí puedo desarrollarme profesionalmente y no pienso quedarme de brazos cruzados». 

«Mucho apoyo, tomas de decisiones rápidas y mucha responsabilidad»

Marika Stammler nunca se ha quedado de brazos cruzados. Logró ascender de jefa de zona a jefa de ventas de grandes cuentas de zona. Hoy recuerda muchos años de carrera con éxito en MEWA y sigue «todavía enamorada del paño de limpieza», según sus palabras. Durante todos estos años nunca se le pasó por la cabeza la idea de un cambio. «MEWA ofrece todo lo que uno necesita para sentirse bien y poder desarrollarse», afirma. «Compañeros simpáticos, mucho apoyo, tomas de decisiones rápidas, mucha responsabilidad». Se ríe: «Además de un equipamiento chulo, un coche de empresa adecuado y un buen salario. ¿Qué más se puede pedir?». En marzo de 2017 dio el salto de la venta activa al fomento del nuevo personal: ahora trabaja para MEWA como mentora y encauza la carrera de nuevos empleados, al igual que el mentor de Julia Hoppe hizo en sus comienzos.

Aquí descubrirá qué más cuentan Marika Stammler y Julia Hoppe sobre MEWA.