Uso de cookies

Esta página web utiliza cookies. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aquí puede encontrar más detalles.

GG_Historie1.jpg

Historia de MEWA

Cómo una idea simple y brillante dio lugar a una empresa líder en Europa

Una marca con presencia: 2008-actualidad

En la actualidad, nuestro principio de reutilización se encuentra casi en cualquier parte: Más de un millón de trabajadores en toda Europa utilizan prendas MEWA. Nuestros paños, alfombrillas, protectores, artículos de baño y lavapiezas se utilizan en empresas distribuidas en 23 países. El concepto de sostenibilidad en la gestión de textiles recibe elogios de los usuarios y también reconocimientos públicos: En 2013, MEWA fue una de las tres empresas galardonadas con el premio alemán a la sostenibilidad en la categoría de «Productos/servicios más sostenibles de Alemania».

La gestión sostenible sigue determinando nuestra evolución. De esta forma, la línea de la empresa familiar continúa incluso cuando, en 2014, la gestión de la empresa pasó a menos de un consejo de administración y un patronato. En la actualidad, la Junta Directiva está formada por los directores de los ámbitos de negocio, Michael Kümpfel, Bernhard Niklewitz y Ulrich Schmidt, quienes lideran y trabajan estrechamente en MEWA desde hace muchos años. La Junta Directiva dirige la compañía como si de una empresa familiar se tratase y aplica la estrategia de una expansión sostenible: Se han ampliado los negocios en Immenhause, Hamelín y Manching y se han fundado nuevos negocios en Saarlous y Weil im Schönbuch. En 2015 se abrieron nuevas terminales de entrega en Remy y Praga y ya hay otra planificada para Roma. Invertimos en el futuro. Nos motiva, entusiasma y apasiona todo lo que será importante pasado mañana, no lo que será importante mañana.

2000-2008 Una empresa europea

Durante el nuevo siglo, se logró llegar a nuevos grupos de clientes con los nuevos productos. Entre otros aspectos, MEWA se ha centrado en mejorar el desarrollo de ropa de trabajo especializada y en lanzar al mercado una nueva generación de prendas aislantes del calor y retardantes del fuego.

En lo que respecta al cuidado de prendas empleadas por trabajadores de la industria alimentaria, la ropa de trabajo se examina conforme a los requisitos del sistema de análisis de riesgo y control de biocontamienación (RABC, «Risk Analysis and Biocontamination Control»). Para ello, MEWA, como empresa líder en textiles de Europa, emplea el sistema RABC y trabaja conforme a la norma 14065. MEWA decide ampliar su presencia en otros países vecinos, además de Bélgica, Francia y Austria.

Ya en 1996, la empresa había iniciado su actividad en Suiza y República Checa. Cerca de Milán se construyó un taller para atender a las empresas italianas directamente desde Italia. El grupo empresarial fundó en España MEWA Servicio Textil, S.L. En Francia, una empresa de producción comenzó su actividad en 2007. En el año 2008, coincidiendo con nuestro centenario, 4115 empleados trabajaban en las 43 sedes de la empresa en Alemania, Bélgica, Francia, España, Italia, Austria, Suiza, países Bajos, República Checa, Hungría, Polonia y Eslovaquia.

1990-2000 Crecimiento mediante calidad

En 1991, más de 3000 empleados trabajaban en las 21 sedes de MEWA. En la última década, el número de clientes había crecido de 35 000 a 82 000. En los noventa, se cambió la estructura del grupo empresarial y se estructuró en cuatro departamentos.

Tilman Damm asumió la dirección de Marketing y Ventas; Klaus Jürgen Gerdum de Clientes y Organización, Rudolf Küttelwesch de Técnica y Producción y Bernhard Niklewitz del departamento de Servicio a empresas. Gabriele Gebauer y Rolf Beisse formaban la Junta Directiva. Además, se mejoró el servicio de atención al cliente: MEWA comenzó 1990 introduciendo un sistema integral para la gestión de la calidad y definiendo el objetivo de la empresa como «Cero fallos por insatisfacción o reclamaciones».

En 1992, MEWA se convirtió en el primer proveedor de textiles en obtener la certificación de la norma de calidad internacional DIN ISO 9001. Las mejoras realizadas durante décadas en tecnología verde fueron reconocidas oficialmente en 1997: MEWA se convirtió en la primera empresa del sector certificada según ISO 14001. Además, la gerencia decidió ampliar la oferta de la empresa. Con «Comercio técnico de MEWA», la empresa ofrece a sus clientes, desde mediados de los noventa, la posibilidad de adquirir por catálogo una amplia gama de artículos de seguridad laboral y requisitos técnicos.

1978-1990 Dar prioridad a protección del medioambiente antes que a la expansión

En 1980, la nieta del fundador Hermann Gebauer, Gabriele Gebauer, y su marido, Rolf Beisse, se convirtieron en la tercera generación en asumir la dirección de MEWA. A comienzos de los ochenta, proporcionaron una nueva forma de pensar: queremos ser los mejores para nuestros clientes. Sin embargo, con el mismo compromiso con el que se implantó el concepto de servicio dentro de la empresa, los técnicos e ingenieros de MEWA se dedicaron a la protección del medioambiente. Desde el principio, el lema de la nueva directora de MEWA era: dar prioridad a protección del medioambiente antes que a la expansión.

A mediados de los setenta, ya se instalaron sistemas para el tratamiento de aguas residuales autodirigidas. Dicho sistema sirvió como modelo para el avance de la tecnología.

Los ingenieros de MEWA estaban especialmente orgullosos del sofisticado sistema de ahorro energético. Además de la utilización energética del aceite reciclado obtenido del proceso de limpieza en el tratamiento de aguas residuales, en 1980 se instalaron los primeros intercambiadores de calor y centrales de cogeneración.

La implementación de un nuevo sistema de ventas mejoró la posición del mercado en Alemana, Austria, Bélgica y Francia.

1960-1978 Ropa de trabajo en el servicio integral

Durante la década de los sesenta, MEWA conquistó nuevos mercados con productos adecuados a la época, tecnologías modernas y sus primeras sedes en otros países europeos. Desde 1961, Käthe Draub, la viuda del hijo de Hermann Gebauer fallecido durante la Segunda Guerra Mundial, asumió la dirección de la empresa. En 1965, ella decidió trasladar la sede administrativa del grupo empresarial a Wiesbaden. Pero no solo trasladó la sede, sino que amplió la oferta en 1968.

Ropa de trabajo en un servicio textil. La nueva idea de negocio es bien recibida por los clientes.

Ropa de trabajo en alquiler en un paquete de servicios: una propuesta nunca vista en Alemania. La demanda era enorme. A finales de 1969, MEWA vestía a más de 10 000 personas. Aunque la lavandería de Hamelín, por ejemplo, al principio trabajada en tres turnos al día, los encargos se cumplían con dificultad.

El procesamiento industrial de textiles a gran escala comenzó: Las lavanderías de ropa de trabajo se equiparon con máquinas de lavado/centrifugado, secadoras y túneles de acabado para poder garantizar un servicio personalizado. Unos años después, las antiguas instalaciones a contracorriente y las centrifugadoras de las lavanderías de paños fueron sustituidas por modernas líneas de lavado, prensas y secadoras. Además, se introdujo el procesamiento electrónico de datos en el servicio y el asesoramiento al cliente.

En 1974, MEWA se atrevió a dar un paso internacional y fundó su primera sede en Bélgica. En 1975, MEWA absorbió al grupo austriaco Habsburg-Excelsior. En 1978 el negocio se expandió hacia Francia.

1945-1960 Reconstrucción tras la Segunda Guerra Mundial

Tras la Segunda Guerra Mundial, Hermann Gebauer comenzó la reconstrucción de su empresa desde Núremberg. En poco tiempo, las sucursales que habían quedado destruidas durante la guerra en Núremberg, Múnich, Neu-Isenburg, Mönchengladbach, Stuttgart y Hamburgo fueron reconstruidas y retomaron su actividad.

Se avisó de este nuevo comienzo a los antiguos clientes fijos, como la compañía estatal de ferrocarriles Reichsbahn que ahora se llama Bundesbahn o las fábricas de Volkswagen. Pero, además, había nuevos clientes interesados en el sistema de sustitución de MEWA, como las empresas editoras de periódicos.

El director de la fábrica, Hermann Gebauer, falleció a comienzos del año 1953 a la edad de 75 años. Tras su muerte, su mujer Charlotte asumió la gerencia de MEWA.

En su aniversario de 1958, MEWA ya volvía a contar con 400 trabajadores. En dicho año, se lavaron un total de 70 millones de paños de limpieza y se obtuvo una facturación de 8,45 millones de marcos alemanes. Los paños se tejían en la tejeduría de MEWA situada en Hamelín.

1908-1945 Tejer, lavar y sustituir

En el año 1908, el comerciante Hermann Gebauer fundó la empresa "Mechanische Weberei Altstadt GmbH" (MEWA; tejeduría mecánica del centro) en Ostritz-Altstadt, cerca de Görlitz (Sajonia) con 20 trabajadores. El fundador ofrecía un servicio totalmente nuevo: MEWA producía paños de limpieza para la limpieza de máquinas e instalaciones. «Tejemos textiles, los lavamos y los sustituimos en caso de desgaste», así versaba en concepto de la joven empresa.

El fundador encontró rápidamente lavanderías dispuestas a colaborar en el lavado de los paños de limpieza. Posteriormente, en la década de los veinte y treinta fundó sus propias lavanderías.
A comienzos del siglo XX, ya existía una gran demanda de materiales de limpieza. Los aceites, grasas, disolventes y pinturas dificultan el trabajo de los trabajadores en fábricas con maquinaria, fundiciones de hierro y fundiciones de acero. Las máquinas se limpian con trapos viejos y desechos de algodón con demasiada frecuencia. Tras su utilización, los pedazos resultantes se tiraban simplemente a la caldera. Esta solución, además de totalmente inadecuada para fines industriales, era también demasiado cara. Por eso, la idea triunfó rápidamente.

El año de la fundación de la empresa, Hermann Gebauer registró a su primer gran cliente en el libro de pedidos: la Königlich Sächsische Staatseisenbahn («Compañía Real de Ferrocarriles del Estado de Sajonia», la mayor empresa de Sajonia. En 1909, ya se tuvieron que ampliar las instalaciones de la empresa. A comienzos de los años veinte, el libro de pedido de MEWA era como el «Quién es quién» de la economía alemana. Además de la empresa de ferrocarriles, nombres como Siemens, AEG, Bayer, Henschel o Leuna apostaban por los paños de limpieza de MEWA.

Hasta el inicio de la Segunda Guerra Mundial, MEWA contaba con 14 sedes en Alemania y Austria. 1200 trabajadores abastecían a 18 000 empresas industriales y comerciales con paños de limpieza.